Share:

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DoJ) y la Oficina Federal de Investigación (FBI) acusaron a Huawei de extorsión y conspiración para robar secretos comerciales de seis empresas estadounidenses, en una escalada significativa de una demanda contra el gigante chino de telecomunicaciones que comenzó el año pasado.

Acusando a Huawei y sus afiliados de “utilizar el fraude y el engaño para apropiarse indebidamente de tecnología sofisticada de sus contrapartes estadounidenses”, los nuevos cargos alegan que la compañía ofrece bonos a los empleados que obtuvieron “información confidencial” de sus competidores.

La acusación se agrega a una lista de otros dos cargos presentadospor el gobierno de EE. UU. el año pasado, incluida la violación de las sanciones de EE. UU. contra Irán y el robo de tecnología de T-Mobile, llamada Tappy, que se utiliza para probar la durabilidad de los teléfonos inteligentes.

El desarrollo es la última salva lanzada por la administración Trump en su lucha de un año contra el fabricante de equipos de redes, que considera una amenaza para la seguridad nacional.

“La propiedad intelectual malversada incluía información de secretos comerciales y obras protegidas por derechos de autor, como código fuente y manuales de usuario para enrutadores de Internet, tecnología de antenas y tecnología de prueba de robots”, alegaba la acusación federal no sellada.

El supuesto robo permitió a Huawei obtener ilegalmente tecnología no pública relacionada con el código fuente del enrutador de Internet, la tecnología de antena celular y la robótica, lo que le dio a la compañía una ventaja competitiva injusta, dijeron los fiscales.

Aunque las seis empresas estadounidenses no tienen nombre en la acusación, se sospecha que las empresas en cuestión son Cisco Systems, Motorola Solutions, Fujitsu, Quintel Technology, T-Mobile y CNEX Labs.

El informe también acusa a Huawei de participar en negocios con países sujetos a sanciones de EE. UU., La UE y la ONU, incluidos Irán y Corea del Norte, así como por tratar de ocultar su participación. Se alega que Huawei usó nombres en clave para estos países, como “A2” para Irán y “A9” para Corea del Norte.

Huawei, por su parte, ha negado todos los cargos. “Esta nueva acusación es parte del intento del Departamento de Justicia para dañar irremediablemente la reputación de Huawei y su negocio por razones relacionadas con la competencia en lugar de hacer cumplir la ley”, la compañía fue citado diciendo a la BBC.

Los nuevos cargos contra Huawei también se producen días después de que The Wall Street Journal informara que los funcionarios estadounidenses tenían evidencia de que la compañía empleaba “puertas traseras” que le permitían acceder en secreto a información confidencial y personal.

Sin embargo, la compañía respondió a las acusaciones de espionaje, afirmando que los propios Estados Unidos tienen una larga historia de espiar a sus aliados y adversarios, haciendo referencia a un informe de The Washington Post que detalla cómo la Agencia Central de Investigación (CIA) compró una compañía. llamó a Crypto AG y lo usó para interceptar las comunicaciones de gobiernos extranjeros durante décadas.

La lucha continua contra Huawei, que también se considera una batalla por la supremacía tecnológica entre Estados Unidos y China, ha atrapado a muchos países, y la administración Trump disuadió activamente a sus socios, como el Reino Unido, de utilizar la tecnología de Huawei para redes inalámbricas 5G.

A pesar de la creciente presión, el Reino Unido anunció el mes pasado que continuaría usando el equipo de Huawei pero limitando su papel a la construcción de partes periféricas de la red 5G y de fibra completa. Del mismo modo, Francia ha dicho que no excluirá a la empresa del suministro de equipos para redes 5G en el país.

Fuente: thehackernews.com

Please follow and like us:
Share: